Luces amarillas

Las luces amarillas del alumbrado público ayudaban un poco a incrementar el ya fuerte dolor de esta cabeza que parecía estaba a punto de reventar.

Solo te duele la cabeza por dos motivos. Uno, el somático, que te da porque alguna cosa en tu cuerpo no está funcionando bien y el cerebro, que a veces es medio tarado, te avisa haciendo que funcione peor. Dos, el síquico, ese es el que te da porque le tenés rabia a algún ser, sea este animado o inanimado. Aunque a fines de terminar la historia el motivo es más bien trivial, se me antoja acotar que este era del síquico, y ese no te pasa con Aspirina.

A las nueve de la noche, medio sobrio, pasaban por mi cabeza miles de cosas, algunas importantes, otras no tanto, casi todas boludeces… y en ese momento vi la luz, la vi tan de cerca y de frente que me encandiló, la verdad, me dejó casi en shock. Me agarró desprevenido.

-Sus documentos, señor- la voz que al comienzo sonaba lejana terminó siendo tan real que me hizo despertar.

– ¿Los documentos?

– Sí, señor, los documentos

– Los docu… Ahh, vos decís, la cédula y eso… los documentos

– Sí, señor, los documentos

Casi instintivamente metí la mano en el bolsillo, aunque estaba seguro de no tener ninguno. Sabía exactamente dónde estaban los documentos. -Mirá que no te vayas a olvidar de tu cédula y tu registro, que están ahí junto a la plata-, no sé por qué tendemos a ignorar los consejos de una madre menopáusica.-No me voy a olvidar, nunca me olvido- y era verdad, nunca lo hacía. Hoy tengo la creencia de que tienen un séptimo sentido, las madres menopáusicas, cuando te dicen algo es porque saben que algo va a ir mal. Por otra parte, creo firmemente que también saben que no les vamos a hacer caso, lo cual debe de ser bastante frustrante. Los documentos seguían ahí, sobre la mesa junto a la plata…

– No los tengo acá, amigo

Amigo“, Esa es para mí la última, cuando estás en clara desventaja no te queda más que amigarte con el agresor y tratar de salir lo menos lastimado posible.

– ¿Puede bajarse del auto, por favor… señor?

– Claro

– Voy a tener que hacerle una boleta

– Bueno

– Serían alrededor de 500.000

– Está bien

Todavía no entiendo bien como funciona esto de los estados de ánimo. En las películas cuando uno está en una situación difícil enseguida tiene todos los sentidos alerta y funciona como una máquina. Yo en esos casos me vuelvo apático, como que ya fue y no hay nada más para hacer.

– Ehh… amigo, podemos resolver también este asunto nosotros nomás.

– Ah

– ¿Cuánto vos tenés?

Já, en bandeja. Lo interesante de la apatía es su impresionante similitud con la tranquilidad, que sí es un arma contundente. La tranquilidad deja siempre mal parado y en desventaja al interlocutor, especialmente cuando este se encuentra perpetrando algún que otro crimen. Yo no la tengo, pero me contento con tener al menos la versión falsificada.
– Diez mil tengo

– No puede ser que tengas diez mil nomás, algo más tenés que tener.

– Diez mil tengo, amigo (claro, para mantenerlo enganchado al personaje)

– Y mirá que te estaría haciendo un favor

– Y… diez mil lo que tengo

– Sabés qué, andá nomás shera’a

– Gracias, amigo

Pendejo tacaño (para sus adentros). Viaje tranquilo, jefe (para no levantar sospechas, ni nada)

Aparte de corrupto, delicado (para mis adentros). Adiós, amigo… (para no levantar sospechas, ni nada).

Y yo, feliz. Porque siempre produce una sensación de bienestar el hecho de saber que acabás de joder a un prójimo, y que encima saliste ileso.

Anuncios

2 responses to “Luces amarillas

  • Damián Cabrera

    Me gustó “luces…”. Voy a leerlo con mayor detenimiento mañana por la mañana, ahora estoy un poco ebrio de internet y puede que sea arbitrario… (risa falsa). (Pausa incómoda), y… (idea)… si te parece, mis direcciones de correo son: guyrapu@hotmail.com/gmail.com/yahoo.com (No uso el yahoo, lo cité para purear…). Anotalo… yo leo tus escritos y los comento, ok?

  • Isra

    Gracias, Damián. Sigo leyendo tu blog, espero que actualices más a menudo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: